Saltar al contenido
Mascotas y más: La mascotapedia definitiva | mascotasymas.net

5 consejos para la convivencia entre perros y gatos

5 consejos para la convivencia entre perros y gatos

5 consejos para la convivencia entre perros y gatos

Se puede conseguir que los gatos y perros vivan juntos a pesar de que no comparten la misma naturaleza. Una relación tranquila entre ellos es de suma importancia ya que esto generará un entorno de bienestar en el que podrás compartir con ambos sin problema alguno.



En el siguiente artículo conocerás unos 5 consejos para que tus perros y gatos puedan convivir juntos y en completa armonía.

Si quieres aprender todo sobre el cuidado de los perros visita nuestra página de Perros y si quieres aprender todo sobre el cuidado de los gatos visita nuestra página de Gatos.



¡Comparte este artículo!

Respeta la organización de cada especie

Los perros tienen su manera de organizar su sociedad, empleando la jerarquía que ellos establecen, caso opuesto en los gatos que son de una naturaleza solitaria y que solo desean proteger su territorio.

La diferencia entre ambos es lo que puede producir los problemas, por lo que es preciso que permitamos que ellos mismos se encarguen de establecer el orden, sin regañarlos con frecuencia ante situaciones que creamos perjudiciales, ellos solos harán su orden.

Presentar a los animales

Sin importar si el perro o el gato es el nuevo de la casa, este momento es de gran importancia, por lo que debes tratar de generar un entorno sin sobreexcitación para que los dos animales estén serenos, puedes presentarlos después de haber hecho ejercicio con el perro.

¿Qué debemos hacer para presentar a ambas mascotas?

No cojas al gato porque te puede arañar, recuerda también mantener sus uñas cortas para que no lastime al perro si el encuentro no se da como esperabas.

Debes presentarlos en un espacio grande y lo mejor es que el perro se encuentre atado, también debes darle al gato la opción de que se vaya a un lugar que él considere seguro (como un sitio alto).

Míralos y deja que se huelan. Si ambos muestran señales de que todo va bien, déjalos interactuar. En caso contrario si se ven obstinados, esto es normal, tomará un poco más para que lleven bien.

Gato y perro

¿Cómo consigo que ambas mascotas se lleven bien?

Si la presentación no salió como esperabas y los dos se encuentran nerviosos por estar cerca debes esforzarte con ambos,. Premiándolos mediante el uso de golosinas y con un tono de voz positivo ante las acciones que sean buenas podrás solucionarlo.

No caigas en el error de convertir tu casa en dos zonas aparte, una para el gato y otra para el perro, dado que esto no les hará bien en su relación con el paso del tiempo.

Lo recomendable es tener paciencia y darles tiempo para que los dos consigan respetarse en su convivencia, esto puede durar unas cuantas semanas y llegar a alcanzar los meses. A pesar de que no se haga una relación fuerte entre ambos, conseguir que se aguanten genera un buen ambiente.

Iniciar la convivencia desde la primera etapa de vida

La convivencia entre los dos animales no tiene por qué ser negativa, todo lo opuesto. Busca que tu perro y gato puedan aprender cosas  y órdenes juntos, de igual forma premiarlos a ambos cada vez que se lleven bien es esencial.

Debes vigilar la educación positiva desde los primeros días cuando estén juntos, recuerda que con paciencia y los distintos procedimientos para domesticar han conseguido que estas dos especies de naturaleza distintas vivan juntas. Debes hacer de tu casa un entorno que genere bienestar.

Darles comida en áreas separadas

Ambas especies son cazadoras, por lo que es probable que se generen peleas durante la comida que pueden finalizar de mala manera, para que esto no ocurra lo mejor es que el perro y el gato coman separados y en lugares diferentes. Al pasar el tiempo y si hay una buena relación entre ellos no será necesario separarlos.

No debes dejar que uno consuma el alimento del otro, debes crear respeto entre ambos cuando se trata de comida.

Perro y gato comiendo

Juguetes para todos

A pesar de parecer algo esencial, este consejo es de gran utilidad. Los celos que pueden surgir cuando uno quiere el juguete del otro pueden estropear su relación.

Los perros son mascotas sociales y los gatos poseen su instinto cazador más activo. La diferencia entre los comportamientos se ven mermadas cuando hay juguetes que se encargan de disminuir el instinto natural de depredador del gato, por lo cual mostrará su naturaleza hacia el perro de una forma que no provoque daño. Por el contrario, los perros verán en el juguete algo que es de ellos, que les genera la sensación de seguridad y de que ésta es su casa.

Cachorro de gato jugando

Darles juguetes con características diferentes será lo mejor y además servirán como una forma de entretenerse durante tu ausencia.

Sin embargo, si ves que tu perro tiene mal comportamiento (como gruñir, emitir un sonido leve y constante de aviso o incluso morder) hacia el gato cuando hay juguetes, puede ser que se trate de un perro posesivo. En estos casos castigarlo puede ser muy peligroso por lo que debemos evitarlo. Tampoco debemos reñirlo o de lo contrario le estaremos enseñando que es mejor atacar sin avisar primero (el gruñido es su forma de avisar de que te va a atacar).

En estos casos no debemos forzar la situación y debemos adaptarnos a los límites que muestra el perro. Lo mejor será acudir a un profesional de la conducta canina para que nos aconseje y nos enseñe cómo debemos trabajar con el perro y qué ejercicios podemos poner en práctica para mejorar su conducta.

¡Si te ha gustado este artículo puedes ayudarnos con nuestra labor compartiéndolo con tus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up