Saltar al contenido
Mascotas y más: La mascotapedia definitiva | mascotasymas.net

Todo sobre el celo en los gatos – Macho y hembra

El celo en los gatos

El celo en los gatos

Si tienes un gato resulta muy conveniente que aprendas a reconocer cuándo tu mascota está en periodo de celo, de manera que logres entender por qué se comporta de cierto modo, y puedas cuidarlo ofreciéndole exactamente las atenciones que necesita.

Debes tener presente que el celo de los gatos machos no es igual que el de una gata hembra, por lo cual a través de este artículo te diremos cuáles son las distintas características de acuerdo al género, a fin de que puedas tener una mejor comprensión hacia tu querida mascota.



De esta manera, te damos la oportunidad de aprender a conocer todo sobre el celo en los gatos machos y también en las hembras, como por ejemplo, sus características, síntomas y cuidados requeridos.

Si quieres aprender todo sobre el cuidado de los gatos visita nuestra página de Gatos.



¡Comparte este artículo!

El celo en gatas hembras

Vamos a empezar hablando sobre el celo en las gatas hembras, ya que el mismo resulta ser un poco más complejo.

Para comenzar, hay que mencionar que las etapas de celo se presentan durante determinados momentos del año, siendo estos periodos donde la gata se encuentra predispuesta para ser fecundada por algún macho con el fin de procrear. Hay que señalar que no dejarán que ocurra el encuentro sexual a lo largo de todo el año, sino únicamente al encontrarse en celo.

Las gatas empiezan a presentar su primer celo cuando tienen alrededor de 6-9 meses de vida, y dejan de tenerlo sobre los 10 años. Cuando las gatas poseen un pelaje corto suele ser muy común que empiecen a estar en celo mucho antes que aquellas que cuentan con un pelo de mayor longitud (en realidad, es posible que esta raza de felinos puedan retrasar el celo incluso hasta alcanzar aproximadamente 15 meses de vida).

Gata en celo

Al contrario de las perras, que únicamente experimentan un celo por cada estación del año, es muy común que las gatas presenten más de un celo a lo largo de un mismo periodo de tiempo. En este sentido, los meses en los que se experimenta un mayor nivel de calor y en los que se oscurece más tarde (primavera y verano) suelen ser los más proclives para que presenten el celo. A lo largo de dicha época existe la posibilidad de que la frecuencia del celo se vea incrementada y se presente cada 2-3 semanas aproximadamente.

No obstante, no hay ningún tipo de norma básica que permita establecer con exactitud con qué frecuencia las gatas presentan el celo, ya que existen diversos factores que influyen, entre los que se encuentran los siguientes:

  • Aunque es cierto que la raza de los gatos tiene una gran influencia sobre la constancia del celo, lo cierto es que tanto la genética como el peso son igualmente factores muy influyentes.
  • Durante los meses de calor el celo en las gatas suele presentarse con mayor frecuencia, lo cual se debe a la influencia que ejercen aspectos como lo son el clima y la luz.
  • Es igualmente posible que las gatas terminen experimentado el celo al estar en contacto o cerca de otras gatas que lo presenten; esto se debe a que durante esta etapa la gata emite unas feromonas que podrían fomentar el desarrollo del celo. Y lo mismo puede ocurrir cuando hay otros machos alrededor de la zona.

Fases del celo de una gata

De igual manera, es fundamental que sepas cuáles son las fases en las que el celo de las gatas suele dividirse, ya que, al contrario de los gatos machos, el celo de las hembras suele ser considerablemente más concreto y servirles para prepararse con el propósito de ser fecundadas:

Proestro

Durante esta fase la gata exhibe un comportamiento más cariñoso de lo habitual, además de comenzar vocalizar y presentar los primeros síntomas causados por el celo, pese a que todavía no lo presenta completamente.

Celo o estro

Es una etapa cuya duración puede variar, pero por lo general dura entre 5-8 días aproximadamente y genera que la gata se muestre muy receptiva ante la cópula. Se trata del momento donde es posible que quede preñada, razón por la cual será preciso extremar en cuanto a las precauciones.

Metaestro o diestro

Dentro de esta fase la gata ya no rechaza a los machos, y si se encuentra preñada comienza el estado de gestación. En el caso contrario, pasarán algunos días hasta que alcance la etapa conocida como anestro, aunque es posible que presente un embarazo psicológico.

Anestro

Consiste en una etapa de inactividad sexual la cual podría llegar a tener una duración aproximada entre 50-95 días.

El celo en gatos machos

En el caso de los gatos machos, el celo resulta diferente al que presentan las hembras ya que, para comenzar, suele ser más tardío, es decir, empieza cuando tienen alrededor de 8-12 meses y acaba aproximadamente cuando alcanzan los 7 años de edad.

Además, no experimentan las fases de celo que señalamos previamente, en su lugar los gatos machos se encuentran listos para aparearse a lo largo de todo el año.

Al detectar el olor desprendido por las gatas que se encuentran en celo y/o percibir alguno de los aullidos de llamada que suele emitir, los gatos comienzan a iniciarse en el celo, igualmente con la finalidad de conseguir a las hembras.

Pese a que señalamos que no existen etapas de celo en los gatos machos, es preciso mencionar que a lo largo de la época de invierno y otoño su libido suele reducirse en comparación de la que poseen en los meses de buen tiempo. Lo cual se debe a que el factor ambiental ejerce igualmente su influencia sobre los machos; pero incluso al percibir la señal de alguna gata durante sus meses de menos libido, también suelen reaccionar.

Síntomas de que un gato está en celo

Ya que sabes cuáles son las principales características del celo que presentan tanto los gatos machos como las hembras, a continuación te contaremos los síntomas que permiten descubrir cuándo se encuentran en celo. Aunque debes tener en cuenta que dichos síntomas varían de acuerdo al género del gato, por lo que los clasificaremos de esa manera para que te resulte más sencillo.

Síntomas del celo en los gatos macho

Al percibir los chillidos u olor de alguna hembra en celo, los gatos machos empiezan a experimentar síntomas del celo que se pueden reconocer fácilmente, ya que básicamente consiste en una actitud más nerviosa, comienzan a maullar insistentemente e incluso es posible que experimenten temblores a causa de la excitación.

Además, es posible apreciar que usa su orina para marcar áreas donde usualmente no lo hace, lo cual se debe a que se encuentra marcando territorio con el fin de avisar que esa gata le pertenece. Y es justamente ese comportamiento tan territorial a través del marcaje que termina causando que el felino adopte una actitud considerablemente más agresiva hacia otros machos.

Gato en celo

Síntomas del celo en las gatas

Las gatas no presentan ningún tipo de sangrado al encontrarse lista para la fecundación, y durante esta etapa resulta bastante complicado ignorar los síntomas causados por el celo:

  • Comenzará a maullar considerablemente más de lo habitual, en algunos casos incluso será como si estuviese gritando por lo que su voz podría ser confundida con la que tendría algún niño pequeño.
  • De igual manera, se podrá percibir que comienza a frotarse y revolcarse alrededor de todo los que se encuentre a su alrededor, exhibiendo un comportamiento mucho más afectuoso.
  • Resulta igualmente común que al acariciarla coloque su cuerpo del mismo modo que lo haría al momento de recibir a un gato macho.
  • Asimismo, es posible que intente escaparse del hogar para buscar algún macho.

El cuidado del gato durante el celo

Hay ciertos cuidados para los gatos en celo que conviene que tomes en cuenta, como por ejemplo, ofrecer una mayor atención, ya que se encuentran más sensibles y requieren cariño.

Aparte de ello, es posible que al despistarse por un momento terminen escapando con el propósito de buscar algún compañero para aparearse, por lo que conviene no perderlos de vista. En este sentido es recomendable jugar con los felinos, acariciarlos, brindarle más atenciones y mimos para lograr que se sientan no solo más atendidos, sino también más tranquilos.

Con el fin de proteger a las hembras en celo de aquellos gatos que irán en su búsqueda, es conveniente que mantengas las ventanas, puertas y balcones de tu hogar bien cerradas, ya que existe la posibilidad de que los machos se cuelen y/o que la gata escape.

Asimismo, para garantizarle un buen cuidado y evitar que sufra durante este periodo, la esterilización y/o castración se presenta como una buena solución. Cabe mencionar que hay numerosas ventajas cuando se decide esterilizar a los gatos, comenzando por lograr evitar el molesto celo, el cual les genera un gran nivel de estrés, frustración y ansiedad. Además, permite prevenir las posibles escapadas de casa al mismo tiempo que se disminuye la probabilidad de que presenten ciertos comportamientos como podrían serlo el marcaje y la agresividad.

Cuidados de un gato en celo

En caso de que estés considerando castrar o esterilizar a tus gatos, es conveniente que primero te informes acerca de cuál suele ser la mejor edad para llevar a cabo este tipo de procedimientos dependiendo del género de tu mascota. Ten en cuenta que se trata de una operación que conlleva el mismo nivel de riesgo natural que tendría cualquier otra intervención quirúrgica, sin embargo, resulta indispensable realizarla cuando se quiere optimizar el bienestar de los gatos e impedir problemas de salud como lo son un embarazo psicológico y/o la piómetra (infección en la matriz del útero).

¡Si te ha gustado este artículo puedes ayudarnos con nuestra labor compartiéndolo con tus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up